Otra visión sobre la historia de Lima. Juan Gunther Doering

Planos de Lima 1613 – 1983. Selección, introducción y notas Juan Gunther Doering.

 

Diario El Comercio, 20 de marzo de 2011, página A22, sección País. Otra visión sobre la historia de Lima. Aquí. Texto de Javier Lizarzaburu.
JUAN GUNTHER DOERING ha dedicado más de 50 años de su vida a investigar y trabajar por una ciudad que, en su complejidad, todavía lo inspira y le fascina.
Por: Javier Lizarzaburu
Parques, muchos parques”. Y cuando lo dijo al final de la entrevista me hizo pensar. Hay un tema de calidad de vida que desborda casi todas nuestras actividades.
Juan Gunther es un trujillano de origen alemán experto en Lima. A sus 83 años sigue trabajando cada día y está por publicar lo que promete será la historia definitiva de la capital. Además, está su pasión por los libros. “Tengo seguramente la biblioteca más completa sobre la ciudad”, dice y nos muestra algunos de sus tesoros más preciados: publicaciones de los siglos XVII, XVIII, XIX, en las que la capital aparece tan pequeña. Casi frágil. Cómo no quedarse fascinado con la evolución de esta urbe que ha sido destruida varias veces y varias veces vuelta a levantar. Y que sigue creciendo.
Lo irónico es que lleva 55 años dedicado a una ciudad que, según dice, no queremos los limeños. Una razón puede ser que el lugar no nos permite ser felices. Antes, cuenta, “las plazuelas en el Centro de Lima eran muy vivas y en ellas se realizaba todo. Esos espacios ya no existen”.
Para él, que habla con pausada reflexión, una cualidad que hace de una ciudad un lugar ideal para vivir es que permita los encuentros, que posibilite que las personas puedan reunirse. En parques, plazas, ciclovías.
“Las ciudades se han hecho para los seres humanos. Los seres humanos son gregarios, se quieren ver con otras personas”. Si además no podemos trasladarnos de un lugar a otro con facilidad, entonces nuestra calidad de vida se verá seriamente comprometida.
LIMA, PATRIMONIO MUNDIAL
No es una cuestión de falta de ideas. El problema, tal parece, han sido sus autoridades. “En general no ha habido una vocación para atender a la ciudad. Lima no ha sido la prioridad de muchos alcaldes porque tenían otras ambiciones”, señala.
Pero, así como hay buenas ideas que se quedaron en el tintero (de los alcaldes), hubo otras que no pasaron por ahí y salieron adelante. La más importante para Gunther es también su mayor satisfacción: haber dirigido desde el Patronato de Lima el proceso para que Lima fuera declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad. “Por supuesto, con la ayuda de mucha gente. Pero era yo el que iba a pelearse con la Unesco”.
Entre los 11 países a los que les tocaba votar ese 12 de diciembre de 1991, Francia era el menos inclinado a favorecer la candidatura limeña. “Los franceses decían ‘¡cómo va a ser Lima patrimonio de la humanidad!’, porque decían que el centro estaba abandonado, sucio y con una contaminación enorme”. Pero lo consiguió.
Al final el alcalde de turno lo vendió como un triunfo personal, “sin siquiera hacer mención al patronato”. Pero aun así, fuera de las decepciones con algunas autoridades, Lima sigue inspirándolo. Lo más curioso y novedoso es que para él el triunfo de la ciudad de hoy nace mucho antes en el tiempo. No con la Colonia. Sino más de 2.000 años atrás.
Hoy los estudios arqueológicos han podido determinar el origen urbano de nuestra capital. “A mí esto me produce gran alegría. En la historia que estoy escribiendo me estoy refiriendo a una Lima que ha existido desde 200 años antes de Cristo por lo menos, con una estructura urbana que se forjó a lo largo de los siglos”.
Para él, el éxito de nuestros antepasados limeños “es haber logrado convertir este desierto en un vergel que alimentó a 200 mil personas durante siglos”. En ese sentido, para este arquitecto, el mito de la fundación española de Lima, que se estableció sobre nada, es una de las falacias con las que hemos vivido durante años.
EL APORTE PREHISPÁNICO
“La cuadrícula de Pizarro se impuso, pero terminó siendo absorbida por la estructura anterior. Ellos tuvieron que seguir usando los mismos caminos y los mismos canales que ya existían”.
Además, Gunther precisa que “los españoles no hicieron obras de urbanismo”, salvo la cuadrícula. Es decir, fuera de levantar casas e iglesias, las autoridades coloniales utilizaron caminos, plazas y canales de irrigación que ya existían. Sin esto, afirma, la Lima colonial no hubiera sido posible. Y menos, la Lima de hoy.
Y señala que la única obra que hizo el poder colonial fue la del virrey O’Higgins, a finales del siglo XVIII, al construir la Av. Colonial. “Es decir, una línea recta entre Lima y Callao”. Lo que hoy llamamos Camino Real, el Jr. Quilca, Jr. Junín, Jr. Áncash, la plaza del Congreso, la plaza Italia, todo eso ya existía.
Y quién sabe si en empezar a reconocer esas raíces está también una clave para entender mejor a la ciudad. ¿Pero si esta es la Lima que es posible hoy, qué nos depara el futuro? Es el año 2025. Estamos sobrevolando Lima en helicóptero. ¿Qué ve arquitecto? “Parques… muchos parques”.
Quizás esperaba oír de edificios emblemáticos, de una urbanización nueva o hasta la torre más alta de América Latina. Pero no. “Quisiera que se tuviese la libertad de decir ‘bueno, a los habitantes de esta manzana vamos a construirles en tal zona y a esta manzana la vamos a convertir en un parque y así ir intercalando las zonas verdes en la capital…”. Es decir, ir devolviendo calidad de vida a una ciudad sometida por el cemento.
DATOS
Cargo: Director del Instituto de Vivienda, Urbanismo y Construcción de la USMP.
Miembro: Academia de Historia, de Arquitectura, Real Academia de Historia de España.
Premios: Chavín (máxima distinción del Estado Peruano a un arquitecto). Tres medallas cívicas de la Municipalidad de Lima. Trofeo Ciudad de Lima, 1998.
Reconocimientos: Orden de Palmas Magisteriales, grado de Amauta. Mejor ingeniero, año 1996. En 1999 fue nominado entre los 20 mejores ingenieros del siglo XX por la Sociedad de Ingenieros del Perú. Seis promociones de estudiantes de Arquitectura de diversas universidades llevan su nombre.
Anuncios