Una mirada de la Guerra del Pacífico según la historiadora peruana Carmen McEvoy. Diario, El Mercurio de Chile


Texto publicado  sobre libro de historiadora Carmen McEvoy  “Guerreros civilizadores: política, sociedad y cultura en Chile durante la Guerra del Pacífico”. Artes y Letras, diario El Mercurio de Chile.
Una mirada de la Guerra del Pacífico según la historiadora peruana Carmen McEvoy
La académica culmina una investigación de varios años en archivos chilenos para sacar a luz una historia de la Guerra del Pacífico. “En la medida que se profundiza en su estudio, la Guerra del Pacífico es menos memoria lacerante o epopeya espartana y más pasado histórico”, afirma.
DANIEL SWINBURN
Carmen McEvoy es muy conocida en nuestro medio, entre los historiadores. Al revisar en su libro la larga lista de agradecimientos a colegas chilenos vivos que le ayudaron de una u otra manera a dar a luz esta investigación, pareciera que no se omite a “nadie”, conocedor de la historia de Chile del siglo XIX. También despierta curiosidad la amplia gama de archivos, fondos y bibliotecas chilenas revisadas por McEvoy durante varios años. Este es un libro íntegramente investigado en Chile, pero también, podría afirmarse, socializado acá. Carmen McEvoy conoce aristas de la sociedad chilena actual, lo que seguramente hará que su libro no se lea sólo como un mero ejercicio disciplinario. “Guerreros civilizadores: política, sociedad y cultura en Chile durante la Guerra del Pacífico” es el resultado de un largo y ambicioso plan de investigación que edita Ediciones Universidad Diego Portales.
Carmen McEvoy es historiadora y profesora en University of the South, Sewanee (EE.UU.). Sus última publicaciones son: “Funerales Republicanos en América del Sur: Tradición, ritual y nación” (Santiago, 2006); “La República Peregrina. Hombres de armas y letras en América del Sur, 1800-1884” (Lima, 2007), y más recientemente “Soldados de la República: Guerra, correspondencia y memoria en el Perú, 1834-1844” (Lima, 2010).
-Como historiadora peruana, ¿cuál es su motivación para estudiar la Guerra del Pacífico desde la óptica de la república vencedora?
“La Guerra del Pacífico es uno de los eventos más importantes del siglo XIX en Sudamérica. El conflicto armado significó un cambio radical en las fronteras de Bolivia, Chile y el Perú. La derrota por un lado y la victoria por otro colaboraron en la forja de mentalidades, conductas e incluso actitudes muy particulares. En mi caso específico, es obvio que como ciudadana peruana no puedo escapar de una historia nacional que me ha marcado, sin embargo, como latinoamericanista, pienso que la pasión que la guerra aún despierta no ha permitido que se le estudie como un hecho del pasado. Un hecho que tiene un contexto, una dinámica y una lógica política y cultural sumamente interesante.
Por mucho tiempo la historiografía peruana estuvo entrampada en una visión “traumática” de la guerra. Una visión que anteponía la humillación y el dolor, un enfoque tremendista de la derrota, a la asimilación racional y analítica del acontecimiento dentro del marco de la construcción republicana peruana. Mirar al otro bando permite salir de dicho entrampe, insertar la contienda en un marco más amplio; el gran contexto de la Guerra del Pacífico es el de la construcción de estado-naciones en el viejo territorio del Virreinato del Perú. Y, en ese sentido, la “marginalidad” chilena frente a la “centralidad” peruana fue más favorable para forjar un estado-nación más apto para afrontar los retos de la cohesión interna y la consolidación externa que trajo la “era del capital”.
-Desde el punto de vista de la tradición historiográfica y narrativa chilena sobre este hecho, ¿cuál es la contribución que quiere hacer usted a dicha tradición con su libro?
“Aunque mi libro se sitúa, más bien en el debate latinoamericano sobre la construcción de naciones en el XIX, reconozco que puede significar un aporte crítico al debate historiográfico propiamente chileno sobre el tema; del singular nacionalismo chileno, sobre todo; singular por su cohesión interna y su agresividad (por la razón o por la fuerza) de índole portaliana. Una mirada desde los bordes, una suerte de ‘visión de los vencidos’ obliga a revisar visiones celebratorias o teleológicas, largamente establecidas”.
-Y en su país, ¿cómo se inserta este libro dentro de la tradición de historiadores sobre la Guerra del Pacífico?
“Como dije antes, la historiografía peruana de las últimas décadas ha pugnado por romper la visión “traumática” de la guerra. Una visión estacionaria e infértil que ha comenzado a ser desplazada por investigaciones que, por ejemplo, exploran la dimensión regional de la guerra, la participación indígena, la dimensión internacional, la ocupación y, por supuesto, la dimensión propiamente militar. La campaña de la Breña, en particular, emerge como tema favorito, no sólo por razones patrióticas sino porque aparece como una ventana para explorar aspectos muy complejos de la sociedad peruana atizados y revelados por la dinámica bélica. En mi caso, al haber tenido la oportunidad de trabajar archivos chilenos, no solamente he logrado dar una visión del contendor sino iluminar aspectos importantes de la guerra al poder consultar imprescindibles fuentes peruanas retenidas hace más de un siglo en archivos chilenos”.
-Este libro está realizado a partir de archivos exclusivamente chilenos. ¿Pudo acceder a documentos, cartas y otro tipo de fuentes que constituyeran una novedad para el estudio de la guerra?
“Aparte de una amplia consulta de la prensa regional, de los Ministerios de Guerra, de Gobierno, de las cartas de presidentes, militares, ministros y soldados, las fuentes procedentes del archivo de Benjamín Vicuña Mackenna me han permitido no sólo reconstruir el discurso del nacionalismo chileno sino rastrear su influencia específica en los múltiples actores de la guerra. Lo anterior ha sido posible debido al excepcional trabajo de recopilación documental y testimonial realizado por Vicuña Mackenna, quien se propuso escribir una suerte de historia de la guerra en tiempo real. El político y periodista articuló una excepcional maquinaria comunicacional que incluía desde la captura de documentos peruanos como parte del esfuerzo bélico hasta la entrevista a cientos o acaso miles de soldados que retornaban del campo de batalla”.
-¿Cómo fue la experiencia de trabajar en los archivos chilenos?
“El orden, la amplitud y la fuerte institucionalización de los archivos chilenos es lo que me ha permitido la detallada reconstrucción que mi libro presenta; ese nivel de detalle es imprescindible para la confección de un libro que, más que demostrar una determinada teoría, presenta la historia de una vanguardia política confrontada con la contingencia y, subsecuentemente, cómo esa vanguardia fue capaz de montar acaso la más notable y eficiente maquinaria de guerra del XIX latinoamericano”.
-El libro maneja como concepto clave aquel que titula el libro: “Guerreros civilizadores”. ¿Cuál es el significado de este concepto en el desarrollo de su tesis?
“Recobra para nuestra comprensión de la historia el papel de las ideas, de la ideología, como la argamasa que cohesiona e imprime dirección a miles de voluntades individuales. En este caso, esa idea era que la guerra contra Bolivia y Perú -con todas sus implicancias morales, psicológicas, humanitarias- era, fundamentalmente, un imperativo de la historia, el choque inevitable entre la marcha de Chile hacia la civilización que, para concretarse, debía superar el obstáculo del ‘atraso’ y la ‘barbarie’ de sus vecinos norteños. Una especie de ‘destino manifiesto’ que, en rigor, propiciaba una reescritura de la historia en la que el viejo territorio remoto ajustaba cuentas con la vieja metrópoli colonial”.
-¿En qué medida piensa usted, los trabajos históricos recientes pueden contribuir a distender la mirada actual que existe en Chile y Perú sobre la Guerra del Pacífico?
“En la medida que se profundiza en su estudio, la Guerra del Pacífico es menos memoria lacerante o epopeya espartana y más pasado histórico, lo que abre las puertas para elaboraciones menos pasionales y más racionales y realistas. Pienso que si la guerra deja de habitar en el presente, es decir si la transformamos en objeto de estudio, ella puede convertirse en un laboratorio fascinante para los historiadores de la región”.
*El texto fue publicado el 21 de agosto 2011.
** Foto tomada previa a presentación de libro en Auditorio del Centro Cultural Ricardo Palma. 23 de agosto 2011.

***
Fuente: Ver:

8 comentarios en “Una mirada de la Guerra del Pacífico según la historiadora peruana Carmen McEvoy. Diario, El Mercurio de Chile

  1. No conozco el trabajo, pero por este artículo se desprende que no hay un análisis de las motivaciones económicas de la guerra, en que naciones se enfrentan azuzadas por sentimientos patrióticos, cuando en realidad había otros intereses que beneficiarían sólo a la clase aristocrática de los vencedores, cualquiera que hubiera sido.
    Los chilenos pobres después de la guerra, no sintieron ningún beneficio por tener más territorio; al contrario, los soldados olvidados fueron transformados en obreros que fueron reprimidos salvajemente cuando pidieron sus derechos.
    Por eso, si no se pone ese conflicto en ese contexto, todo los análisis no pasarán de ser diatribas patrioteras que sólo hacen que la discusión se desvíe.

  2. Excelente la motivación de la Historiadora Carmen Mc Evoy, pero mis sinceras dudas de que un hecho por naturaleza irracional como es la guerra, pueda alguna vez ser objeto de estudio racional y académico, sí acepto que sus implicancias pueden objetivisarce, pero no así la naturaleza intrínseca de la existencia de la. guerra que es la destrucción de los valores del encuentro y la exacerbación de la irracionalidad del odio, al extremo de buscar institucionalmente la muerte del adversario. No creo que ese tipo de fenómenos pueda comprenderse. Me quedo con la compasión por las miles de víctimas de uno y otro bando, con mi desconfianza hacia las instituciones e ideologías que legitiman el asesinato. Me quedo también con el heroísmo humano que puede ser digno de mejores causas. Me quedo también con la ingenuidad de los soldados de ambos bandos, que creían que esa era su guerra y partieron a la muerte.
    Creo que para acercarse al fenómeno de la guerra , de ésta y otras, no se puede partir desde la aproximación racional para intentar comprender su aparición, se debe partir de las creencias y de los límites que acepto o no en mi relación con los otros. Se parte desde de una situación de fe personal y también social, en el sentido de lo que creo que da consistencia a mi identidad como especie humana., y que expongo socialmente en mi relación con los demás. En todo caso, igual valoro este intento por diversificar y ampliar las interpretaciones históricas, al menos relativizan la explicaciones unilaterales de la realidad, y eso ya es un gran avance.

  3. Hecho de menos acá, el hilo conductor de esta guerra, que arranca, históricamente desde muy lejos.Primero: Nunca hubo un Virreynato peruano,nunca existió tal artefacto socio-histórico -administrativo -militar. Lo que hubo fue un Virreynato ESPAÑOL, funcionando en territorios ,que después fueron peruanos. Segundo :Virreynato por derecho divino.Hasta hoy, y sobre todo en la masa del pueblo peruano,mayoritariamente indígena, y en sus élites dominantes,euro-criollas,existe una especie de sentimiento y convicción de que el Virreynato ,es una herencia de derecho divino, que el nuevo estado llamado Perú,estaba llamado a seguir ejerciendo sobre Capitanías y territorios, que antes le estuvieron subordinados ,por orden de la metrópoli española.Tercero:La creencia , de que el VIRREINATO, POTENCIA ERA TAMBIÉN EL PERÚ-POTENCIA.Al liberarse de la tutela española, las fuerzas telúricas de las ex colonias emergieron con energía, como dice la historiadora peruana( ” Guerreros Civilizadores”) y trazaron hasta hoy un NUEVO EQUILIBRIO GEOPOLÍTICO EN AMERICA DEL SUR, surgiendo de las mismas entrañas del ex Virreynato. Así, un CHILE Y UNA ARGENTINA DECIMONÓNICOS,,hasta hoy, junto con Brasil son el eje de poder en Sudamérica.El antiguo ABC del mundo americano., del cual Perú ,hasta hoy ,está excluído.Este sentimiento, esta emoción de frustración de ser una ex-potencia, ha llevado al Perú ,a todas sus aventuras guerreras ,de las cuales ha salido, mayoritariamente malparado, incluyendo un loco intento de recuperar LAS FILIPINAS,insistió con la esclavitud, intentó cambiar la tutela de España por la de EE.UU., quiso ser una monarquía sobornando a San Martin, quién no aceptó, étc. CUARTO:El intento peruano de reeditar el monopolio del guano con otro del salitre contando para ello con la complicidad de Bolivia: El panorama de 1879, no era el de 1830,ni menos el del siglo XVIII.El capitalismo ,liderado por Inglaterra y luego EE.UU. irrumpió con fuerza en A.del Sur, y cambió el panorama geopolítico.Perú no lo quiso entender, y siguió adelante ,DE IGUAL A IGUAL CON INGLATERRA,pujando por el monopolio del salitre, como lo fue el del guano.Pero ahora los capitales eran ANGLO CHILENOS, y más anglos que chilenos.´Inglaterra ya no tenía colonias en este lado del mundo.Tenía algo mucho más peligroso,tenía CAPITALES.´QUINTO: LA SENSACIÓN DE PODER DE PERÚ SOBRE CHILE: Cuando Chile declaró la guerra al Perú, el pueblo peruano en Lima ,en masa salió a vitorear la guerra ,suponiendo un triunfo fácil, sobre esa ” ex colonia penal de España ,administrada por el Virreynato” ..Existía la ingenua creencia de que los ejércitos de indígenas peruanos,mandados por oficiales blancos criollos, eran muy superiores, a los ejércitos chilenos compuestos por( según la visión peruana hasta hoy) indígenas mapuches, mestizos y blancos ,comandados por oficiales , europeos mercenarios, tanto alemanes como ingleses.Hasta hoy eso se enseña en escuelas y colegios de Perú.CRASO ERROR.Chile no tuvo ni tiene población indígena ya que fue exterminada en el primer siglo de la conquista española, y en 1879,los mapuches, de Argentina y de la Araucanía eran enemigos del estado chileno, e iniciaron un levantamiento que arrasó todo el sur de Chile en apoyo a los peruanos.El euro mestizo chileno español, y los oficiales de su misma etnia, guiados por las élites criollas chilena montaron” el más poderoso artefacto de guerra que haya visto A. DEL SUR ,HASTA HOY”.( Carmen Mc Evoy, historiadora peruana) y arrasaron con el poder militar EQUIVALENTE DEL PERÚ, Y DE SU SUPERIOR POBLACIÓN EN NÚMERO Y DE BOLIVIA JUNTOS.´ SEXTO:La guerra siguió hasta finalizar en plena sierra peruana con aplastante derrota y ocupación de Lima por Chile casi cuatro años.. SIETE: Chile, crecía hacia dónde debía crecer, al Norte y a sus riquezas.La Patagonia era un desierto helado e infértil, para la época,sin destino. Así es que se dividió. LA oriental para Argentina ,la occidental para Chile y ARGENTINA ASI,NO SALDRÍA JAMÁS AL PACIFICO, COMO OCURRE HASTA HOY. OCTAVO:Perú fue ala guerra por se jugó el monopolio mundial del salitre, en acuerdo con Bolivia y ambos perdieron.ASÍ DE SIMPLE.´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´

  4. Miguel Huerta, realmente escribe usted … jajajjajajajjajajajjaaal, el inicio del texto me pareció correcto pero luego se volvio un loco … jajjajajjjaa este señor que se dedique a cuentista o a comico jajajajajajjajja.

  5. Migueil Huerta Aracena con respecto a tu análisis tiene lógica y aunque el contenido es sentenciador para los peruanos coincido en su mayor parte.
    El Perú en la colonia estaba dominado por una élite criolla descendiente de españoles que despreciaba a todo lo indígena. Los españoles se esforzaron en desaparecer todo rastro de la cultura inca, fue la cultura prehispánica que no se doblegó a la invasión española. Los españoles donde hubieron templos incas edificaron encima iglesias, donde hubo armonia entre pueblos crearon rivalidad, en ves de luchar cuerpo a cuerpo mandaron enfermedades como el sarampión de decimaron la población nativa. Así fué como se conquistó el Perú. Y las famosas victorias que aparecen en los libros donde unos cuantos españoles vencen a miles de indios no indican que esas victorias las consiguieron porque tenian apoyo de pueblos indios rivales a los incas como los Cañaris (Ecuador).
    El pueblo incaico no se doblegó y prueba de ello son las rebeliones de Túpac Amaru, Manco Inca y otros que crearon conciencia de un estado llamado Perú con la participación indígena.
    El pueblo incaico y el mapuche se respetan y no me sorprende tu comentario que los mapuches hayan manifestado su simpatia al Perú durante la guerra. Al final quienes pelean mayormente son la gente pobre osea por el Perú los indígenas o cholos y por Chile los que no tienen nada estando excluidos los mapuches.

    Sin embargo opino qué en donde indicas los items SIETE y OCTAVO debe decir:
    SIETE: Chile crece hacia donde debe crecer, al Norte y sus riquezas (Perú).
    OCTAVO: Perú fué a la guerra porque Chile se jugó su existencia anticipadamente como nación. El guano y el salitre estaban en el norte y quien lo poseyera aseguraba su
    prosperidad.
    Las pruebas de esto están en las fuentes documentarias chilenas que la autora McEvoy ha encontrado y ya documentado en sus obras.

  6. Hay una patraña terrible fecundada por decadas de autoconvencimiento de una guerra de conquista clara y objetiva.

    Las opiniones del señor Miguel Huerta Aracena estan en esta índole terrible del que justifica por medio de supuestas “causas históricas” una patraña bastante usada en Chile: la teoría de la “guerra justa” debido a una supuesta alianza de Bolivia y Perú en su contra. Tal falacia tiene su orígen en un complejo de inferioridad sobre lo que en el Perú no estaba en discusión. El Virreinato peruano tenía una raiz juridica REAL.

    Los “Reinos del Perú” no eran, de hecho, una posesión de España, tal como lo afirma con elocuencia el historiador español Salvador de Madariaga… sino tantos reinos como el de Aragón o Navarra sujetos al rey de Castilla. Tal es la realidad del virreinato del Perú en el que las leyes de España se acataban pero no se cumplían.

    Del Perú era la opulecia en la época de los austrias como la decadencia desde que Carlos III borbónico empieza a mutilarlo. Es ese Perú decadente el que entra a su vida independiente y en ningún momento la Capitania de Chile entraba en su órbita geopolitica como pretenden los delirios del señor Huerta. De tal manera que sus opiniones carecen de fundamento real. Para el Perú nunca hubo una rivalidad entre el virreinato con la Capitanía; ni siquiera estaba en cuestión aquello ni hay rastro de una politica exterior con respecto a Chile una vez que fueron repúblicas.

    Lo inmensamente fatal en las opiniones del señor Huerta llegan al paroxismo con la sacrosanta mentira estimulada desde las escuelas chilenas que la guerra se debio al Tratado de Alainza Defensiva entre Bolivia y Perú que por mas carácter de secreto que se le habia dado no se habia ocultado. Ninguna de sus clausulas podian interpretarse como agresivas… y de serlo: los historiadores chilenos, tan dados a tergiversar a sabiendas, se olvidaron de lo principal: EL MOTIVO.

    ¿Cual sería el motivo por el cual Perú y Bolivia pudieran ser agresivos con respesto a un pais que era la mitad de lo que hoy es en territorio y que por entonces no contaba con ninguna riqueza que estos paises conspiradores pudieran ambicionar obtener?

    Claro: se han inventado subterfugios disparatados tales como lo de “dominar el mercado del salitre”… What? ¿Osea que el Perú y Bolivia, poseedores en sus territorios de esas riquezas naturales, se debian de unir para dominar aquello que les pertenecía en contra de Chile? No tiene ni pies ni cabeza.

    De ahí parte todo: caricaturizar el motivo de la guerra como hacen los historiadores chilenos…o volverlo un frío motivo académico, sin principio ni final…y sin sentido como pretende la Sra. Mc Evoy.

    La guerra se inicia y se emprende mucho antes que se declarara. Estalla por la alianza entre la oligarquía chilena (que algunos confunden con Chile) y los intereses del imperio británico, principal propulsor y financiador de la misma, tal como lo hizo en la guerra civil que poco después, en 1891, ensangrentó al mismo Chile. Los intereses britanicos se volvieron esta vez contra un sector de la misma sociedad chilena lo cual demuestra el carácter periférico de la nacionalidad chilena como instrumento y no como emprendedor de esta guerra.

    Esto es lo objetivo y académico demostrado por hechos y documentos. Todo lo demás es dato vende humo o gestualidad patriotera.

    La Guerra del Guano y del Salitre no fue una empresa nacional chilena sino económica de una élite asociada a intereses comerciales. Chile hubiera sido economicamente inviable sin ella y perpetuamente dependiente como lo era hasta 1879 teniendo que depender de las riquezas de sus vecinos a préstamo… prefirió robarlo y lo hizo con el aval de la primera potencia del mundo.

    No hay nada glorioso ni civilizador en ello. Es simple y sangriento negocio.

  7. LOS MOTIVOS, Y NO “EL” MOTIVO:El Sr. Jafet Botton,no ha entendido , el centro de mi argumentación. Cuando digo que Perú, y su pequeña y delgada élite, de raigambre y etnia hispánica( el 2°/° de su población , en oposición a la masa originaria peruana, 98°/° de etnia paleo-mongólida, con aditamentos étnicos africanos, y chinos , a la época de la Guerra del Pacífico) enfrentó un desafío , al cual no supo ,ni ha sabido , dar respuesta histórica coherente, hasta hoy.Expresa el historiador británico Arnold Toybee , que una sociedad, civilización o cultura, siempre se encuentra destinada , por imperativo de las leyes de la Historia, a enfrentarse a la dicotomía DESAFÍO Y RESPUESTA.( Ver: ” Del Amazonas hasta el Maule ” A. Toynbee )Así , ha ocurrido con todas las civilizaciones ,culturas o sociedades, que hasta la fecha , se han desarrollado sobre la faz de la Tierra.Los términos usados, sociedad,civilización y cultura , no son sinónimos , obviamente, pero apuntan a un estado de ” Connivencia colectiva , de un grupo ,o varios, de seres humanos que permean sus individualidades , en un aglutinante cultural común paradigmático, y que conforme a este , delinean sus pensamientos, acciones ,actitudes,vivencias, creaciones,y existencia histórica”. Si este conglomerado humano, frente a un desafío ,da una respuesta adecuada, sobrevive. De lo contrario ,perece.El caso típico es la civilización y cultura maya.El desafío , que le planteó , el cambio climático, las agresiones de otros pueblos, la coyuntura demográfica, la degeneración de sus élites, étc.no tuvieron respuesta adecuada, y dicha civilización ,desapareció.Hay muchas otras,la cultura egipcia, babilónica, griega, romana étc. han desaparecido por lo mismo.Pero ni la cultura China , ni la Indú, han sufrido semejante contraste y están , vivas y dinámicas en el mundo.Han dado respuesta.
    Por eso pereció el Tahuantisuyo, ya que no pudo dar respuesta adecuada al desafío que le planteaba la conquista europea, en plena expansión , en la época.Ergo, pereció.El Virreynato del Perú , analíticamente es un enclave más del territorio español de ultramar y un igual , entre sus pares, que son , los Virreynatos de Nueva Granada, del Rio de la Plata,de México, y varios otros.Todos tienen un factor común ,la paz, de doscientos años de Colonia, salvo insurgencias muy escasas , puntuales y esporádicas.Todos menos un enclave: Chile.
    LA CAPITANÍA GENERAL DE CHILE:Los pueblos paleo mongólidos, que habitan La Araucanía emparentados remotamente con la etnia Caribe, y denominados por la Antropología genéricamente ” Pámpidos” son,de fuerza genésica superior, y biológicamente más fuertes que las etnias paleo mongólidas Andínidas. Uno por que la culturización de los andínidos , es muy superior, y dos, es que el estado de barbarie de los pámpidos, les impide degenerar fisícamente al estar en constante lucha con el medio natural , y en una guerra permanente y de exterminio ,tanto con los grupos Aymará-quechuas , de tronco andínido, como con los otros mismos clanes tribus y hordas, ´pampidas.Finalmente digo que la llamada , posteriormente “Araucanía” iba del O. Atlántico al O. Pacífico, territorio que nunca la Corona de España , pudo doblegar, y mucho menos lo iba ha hacer el Virreynato del Perú.
    LOS TERCIOS DE CHILE: El único Tercio ,o ejército permanente que tuvo España , en su Imperio Colonial , fue el de Chile.La razón fue la ” Guerra de Arauco ” que empezó en 1536 y terminó en 1897, con la llamada Pacificación de la Araucanía, cuando los españoles se habían marchado , casi un siglo ya.Los chilenos, le pusieron fin, ” AUT CONCILIO, AUT ENSE” o sea” POR LA RAZÓN O LA FUERZA”
    EL REAL SITUADO: El Virreynato del Perú, debía pagar a este Real Ejército del Rey de España, con el quinto real,o sea la parte que le correspondía al Rey, de la producción de oro y de plata, de las minas de la colonia llamada Perú.
    EJÉRCITO PERMANENTE: Constaba desde 1602 y hasta 1818, de efectivos en constante aumento.Al inicio, 2000 a 3000 soldados permanentes, en los fuerte de las orillas de los ríos Bio- Bio y Maule, para ir subiendo paulatinamente a 5000 y a 6000-. a 10.000.- y terminar en unos 20.000-. hombres al año 1818.
    LA INCESANTE CORRIENTE INMIGRATORIA ESPAÑOLA. No cesó jamás, en Chile y eso cambió el ADN de la población de Chile.En efecto ,al mestizaje general de la Conquista, sucedió un incremento genético de la etnia española , en el bajo pueblo chileno. EN CAMBIO LA MASA PERUANA ERA Y ES EN UN 98°/° INDÍGENA , HASTA HOY , Y ESO TRAERÁ RESULTADOS. En efectoLa masa del pueblo chileno, ve ,en la masa del pueblo peruano , a seres que nada tiene en común con él.Ni étnicamente, ni culturalmente , ni linguísticamente ( el 50°/! de los peruanos hablan y/o entienden aymará-quechua, ) ni en ninguna forma. Son tan extraños para nosotros ,como si fuesen extraterrestres, y en esta categoría , entran también ,los bolivianos. 300 años de incesante guerra contra los indígenas en Chile, guerra sangrienta, brutal ,salvaje y bárbara, nos llevan a verlos como a enemigos naturales, sólo por el hecho de serlo.Triste, pero así es.Eso marcó la Guerra del Pacífico, el Repase, y otros.
    EL DESAFÍO MODERNISTA DEL CAPITALISMO MUNDIAL.Perú , simplemente, no lo entendió. Se enfrentó a Inglaterra , con las mismas ínfulas que si fuese la propia España, o más aun.Primero ,con el guano, el cual nacionalizó y expropió en favor del Estado peruano. Y luego,quiso hacer lo mismo con el salitre, con complicidad de Bolivia.Esta segunda jugada le resultaría fatal al Perú.
    EL CAPITAL ES MÁS PELIGROSO QUE LOS CAÑONES: En efecto,existiendo unas inversiones cuantiosas de capitales británicos, en alianza con los chilenos, Perú , ingenuamente pensó , que su condición de Estado Soberano Independiente , la ponía a la par de Inglaterra. La igualdad entre países no existe. Es una ficción jurídica que se borra de un cañonazo.Por eso en todo el siglo XIX y en el siglo XX, primer cuarto ,se desarrolló la ” POLÍTICA DE LAS CAÑONERAS”y Chile e Inglaterra unidos en defensa de sus intereses económicos, desarrollaron lo que llamaron los alemanes con propiedad ” SALTPETER KRIEG ” o Guerra del Salitre. Perú buscó amparo en EE.UU. y no lo halló. Francia, algo ayudó, pero en esta guerra de los capitales, hasta hoy USA recibe órdenes de Londres, y Francia no es nada.
    DESAFÍO Y RESPUESTA. A los ingenuos que alegan que el salitre era peruano ,por que estaba en su territorio, la CIVILIZACIÓN Y CULTURA CAPITALISTA MODERNA, les dice , rotundamente , Nó.
    Perú , no supo responder al desafío del moderno orden capitalista de esa época y perdió.No pereció, en esa oportunidad, pero lo hará ahora , si no sabe enfrentar el desafío que plantea la GLOBALIZACIÓN.El capital modifica fronteras,cambia las razas, los pueblos y los hombres.
    Aún hoy ,Perú se comporta como si fuese el Virreynato Español en A. del Sur, y sigue argumentando como en el siglo XIX.Perú perdió, porque es la viuda inconsolable de España, sin ella no es nada.Volverá a perder y aún puede desaparecer del mapa, sino entrega a los desafíos de la Modernidad, las respuestas adecuadas. Arnold Toybee, no bromea , y mira , desde su tumba, con sarcasmo al Perú.

  8. PARA PETER GUTEMBERG:. Servido , analizado económicamente quedó, y por lo demás ,todas las guerras, son ,por ese mismo motivo.
    PARA JUAN VERA.:Las guerras no se terminan con lagrimas compasivas.Perú y Bolivia entendieron que la guerra no es jugar a las muñecas.
    PARA RIK MüLLER . La ignorancia y tu incapacidad para argumentar, por falta de conocimientos , te lleva a esconderte en un ja,ja,ja,ja, de los tontos ,mediocres e ignorantes. Dedícate a sembrar patatas mejor
    A JULIO CORDERO: Muy inteligente el punto octavo que aportas. Así da gusto conversar, aunque sea discrepando .En efecto, y como tú dices ” Chile , se jugó su existencia ,anticipadamente, como Nación.” a impulsos del fenómeno capitalista mundial ,e internacional, que lideraba Inglaterra.
    Pero que algún soldado inglés haya disparado un solo tiro , en toda la guerra, a favor de Inglaterra, es una feroz calumnia que la propia historiadora peruana CARMEN MCEVOY a podido constatar , en tres años de trabajo en los archivos históricos de Chile.Eso afirman , algunos ,por Perú , para hacer soportable la formidable derrota , a la ” potencia Virreynal de A. del Sur”, el Perú.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s