Causa limeña. Carlos Costas.

Texto de Carlos Costas, en el Gráfico de Chile.  Eliminatorias Brasil 2014. Acá.
“Columna de Carlos Costas: Causa limeña.
En la antesala del partido Perú-Chile, el director de radio Futuro presenta un entretenido menú
En la antesala de un nuevo Clásico del Pacífico hoy se ofrece un menú ejecutivo con algunos nombres y episodios que marcan la historia de las relaciones futboleras entre Chile y Perú.
Aperitivo
Es curioso que siendo vecinos el intercambio de jugadores de un país a otro haya sido más bien escaso. Sabemos que Argentina, Uruguay y Paraguay son las principales fuerzas exportadoras en esta región. Sin embargo, la historia registra el paso de algunos chilenos por el fútbol peruano.
Óscar Wirth, por ejemplo, llegó en 1994 a Alianza Lima para cerrar una larga y destacada carrera que lo tuvo defendiendo el arco de los tres grandes de la capital, además de Cobreloa, Everton, Valladolid, Independiente de Medellín, un equipo alemán y esa última escala en los Íntimos de La Victoria. Wirth tenía 38 años y la temporada anterior había disputado su tercera final de Libertadores. Pese a su veteranía dejó un grato recuerdo en el cuadro aliancista, camiseta que también vistieron Fernando Meneses, Fernando Martel y Rodrigo Pérez.
Por Universitario, el clásico rival de los de Matute, jugaron Luis Núñez y Cristián Álvarez. También podemos recordar cuando Junior Fernandes (hoy en Bayer Leverkusen) fue rechazado por el Deportivo Coopsol de la segunda división peruana tras una prueba en 2010. Después de esa frustrada opción, el delantero pasó por Magallanes, Palestino y la U, antes de saltar a Alemania.
Entrada
Los duelos entre Perú y Chile siempre tienen picante. Barristas en los hoteles, piedrazos al bus y un clima hostil que también se alimenta desde la prensa más sensacionalista y fuerzas interesadas en fomentar el odio entre ambos pueblos.
Por esta razón vale la pena recordar el gesto de hermandad deportiva que unió para siempre a Colo Colo y Alianza Lima. En diciembre de 1987 un accidente aéreo acabó con la vida de 43 personas, entre ellos 16 futbolistas y todo el cuerpo técnico de Alianza. El equipo era líder de la competencia y ese domingo viajaba de regreso a Lima luego de vencer 1-0 a Deportivo Pucallapa.
La noticia impactó al mundo y Colo Colo, dirigido por Arturo Salah y presidido por Peter Dragicevic, acudió en apoyo del club que también representa a los sectores más populares de su país. En forma gratuita, los albos cedieron a José Letelier (arquero), Parko Quiroz (defensa), Francisco Huerta (volante) y René Pinto (delantero).
Casi un mes después de la tragedia, Colo Colo fue a jugar un amistoso con Alianza y los jugadores visitaron el cementerio en homenaje a las víctimas. Los hinchas aliancistas jamás olvidaron este gesto. Para agregar un antecedente, son sólo dos los peruanos que han vestido la camiseta del Cacique: Arturo Fernández y César Pibe Socarraz, a comienzos de los años 40.
Plato de fondo
Por cantidad y nivel futbolístico los peruanos que jugaron en Chile inclinan la balanza a su favor. Desde José Balbuena, wing izquierdo e integrante del plantel de la U que obtuvo su primera estrella en 1940. Luego de ocho años en nuestro país, Balbuena obtuvo la nacionalidad y defendió a la Roja en el Sudamericano de Guayaquil (1947).
Los más veteranos recordarán al trío de centrocampistas que llegó a Magallanes también en la década del 40: Segundo Titina Castillo, Pablo Pasache y Augusto Lobatón. En 1986, José Velásquez arribó a Iquique en el final de su carrera. Mundialista en Argentina 78, España 82 y campeón de la Copa  América 75, el Patrón estuvo una temporada en el cuadro nortino donde Juan José Oré fue máximo goleador del campeonato 1988, con 18 conquistas.
José Guillermo del Solar era seleccionado y defendió a Universidad Católica en la plenitud de su carrera. Buenas campañas, dos títulos de Copa Chile y una transferencia al Tenerife español por un millón y medio de dólares avalan el nivel que alcanzó el Chemo en los cruzados. El volante fue ídolo en San Carlos, volvió como técnico y alcanzó la final del Apertura 2007.
Otro seleccionado peruano que llegó a canchas chilenas fue Álvaro Barco, zaguero de buen desempeño en Cobreloa. En 1994 los socios loínos compraron su pase para evitar su transferencia a la U.
En los azules, Flavio Maestri tuvo un exitoso paso entre 1998 y 2001. Fue parte del bicampeonato y se ganó el cariño de la hinchada al anotar el gol en el primer triunfo de la U sobre Colo Colo en el Monumental, por campeonatos nacionales. Arco sur, córner de Valencia y certero cabezazo de Maestri para derrotar a Marcelo Ramírez.
Otros peruanos que jugaron en nuestro país fueron Francesco Manassero y Roberto Malingas Jiménez (La Serena), Ronald Baroni (Concepción y O’Higgins) Eloy Ortiz (La Calera, Wanderers, Antofagasta y Audax) tío de Joao Ortiz, joven volante del cuadro cementero.
El mediocampista Álex Magallanes estuvo en Temuco y Cobreloa a fines de los 90. En Unión Española hoy milita el trujillano Christian Cueva.
Postre
Cerramos con la particular circunstancia que enfrenta, en clasificatorias mundialistas, a dos técnicos recientes de la U. Uno se formó como entrenador en el fútbol peruano. Es ofensivo, ganador de un tricampeonato y un inédito título internacional para las vitrinas azules. Hoy debuta al mando de una selección en
partidos oficiales. El otro tiene mayor recorrido internacional. Un estilo de juego más conservador y aunque haya sido resistido también le dio una estrella a la U. Es el cara a cara de Jorge Sampaoli, el Hombrecito como le dicen allá, y Sergio Markarián o Don Marka, como le decimos acá”.
Fuente: http://www.elgraficochile.cl/columna-de-carlos-costascausa-limena/prontus_elgrafico/2013-03-21/222917.html
Diario El Mercurio, de Chile. 29 junio 2015. Aquí.

image001

image003

Anuncios

Dos textos. El episodio más triste de un clásico caliente y Cuando los dictadores peruanos pagaron por hacer canciones nacionalistas

Dos textos:

1.- La Tercera, de Chile. “El episodio más triste de un clásico caliente”. Acá. 29 junio 2015 y  El Mercurio, de Chile. “Cuando los dictadores peruanos pagaron por hacer canciones nacionalistas”.

2.- La Tercera, de Chile. “El episodio más triste de un clásico caliente“. Acá. 29 junio 2015.

image001

La Tercera, de Chile. “El episodio más triste de un clásico caliente”. 29 junio 2015.

“En octubre de 1997, Chile goleó a Perú en uno de los partidos más recordados. Hinchas y jugadores peruanos fueron agredidos por los nacionales, quienes pifiaron el himno rival. Estas son las historias de esa noche infame

El repertorio de Álvaro Salas era uno de los momentos más esperados del programa Viva el Lunes, de Canal 13. El humorista resumía la semana noticiosa en un estilo irónico y el lunes 13 de octubre de 1997 partió su rutina con la goleada de Chile sobre Perú del día anterior. “Lindo el partido. Lo que más me gustó fue el himno peruano”. El comediante provocó risas en el público que aún disfrutaba del 4-0 de los chilenos por las clasificatorias rumbo a Francia 1998. El partido, eso sí, estuvo marcado por la repudiable actitud de los hinchas que pifiaron el himno de Perú y agredieron a fanáticos y jugadores incaicos.

El infierno para los peruanos comenzó apenas pisaron suelo chileno. Cuando llegaron al aeropuerto de Santiago, un grupo de hinchas locales los estaba esperando para agredirlos. Los del Rímac debieron correr hasta el bus, pero cuando llegaron al hotel les fue peor: el vehículo recibió varias piedradas y terminó con un vidrio roto. “Ese partido lo veníamos perdiendo desde que salimos de Perú. En Chile, el ambiente fue muy hostil. En el hotel los hinchas iban y metían ruido hasta las 4 de la mañana. Fueron muchas cosas desagradables”, explica Nolberto Solano, quien formó parte del combinado incaico y hoy es ayudante de Ricardo Gareca.

El día del partido, el ambiente no mejoró. Algunos hinchas nacionales golpearon a un grupo de peruanos en las cercanías del Nacional. Pero el hecho más recordado ocurrió cuando los equipos estaban en la cancha. Más de 70 mil fanáticos entonaron junto a los jugadores el himno de Chile en un momento cargado de emoción. El escenario cambió de manera abismal cuando les tocó a los visitantes. Los mismos hinchas pifiaron durante la canción nacional; otros colgaban muñecos vestidos con la camiseta de la franja roja en una actitud desafiante. Un espectáculo que hoy, 18 años después, los protagonistas de ambos equipos no olvidan. “Fue un momento incómodo; no se escuchó ni la música. Nosotros creíamos que había que respetar el himno de ellos”, explica Ronald Fuentes, quien estuvo en la cancha aquella noche.

La actitud del público dueño de casa perjudicó tanto a los peruanos, que incluso mermó su desempeño en el partido. “Fue una falta de respeto y nos afectó mucho. El equipo no supo soportar el ambiente y en el partido nos desconcertamos. Después le pegaron a Juan Reynero y Miguel Miranda y la policía no hizo nada. Fue la experiencia más dura que viví”, recuerda Roberto Palacios. El Chorrillano, eso sí, no olvida la reacción de los jugadores chilenos. “Ellos trataban de hacer callar al público”, reconoce.

“Todo fue planificado”

A esa fecha ya habían 20 clasificados para el Mundial de Francia y aún restaban 12 cupos. Chile y Perú luchaban por uno. Era tanto lo que estaba en juego esa jornada en Ñuñoa, que los albirrojos creen que todo fue una maniobra para favorecer a los locales. “Era un partido decisivo y todo fue planificado. Si incluso nos pusieron parlantes en el camarín para desconcentrarnos. Le sirvió a Chile”, agrega Solano.

El 4-0 puede ser engañoso. Chile comenzó ganando gracias al gol de Marcelo Salas a los 14 minutos. Tras la apertura, Perú reaccionó y buscó el empate. Estuvo cerca. A los 37’, Flavio Maestri cabeceó, pero la pelota dio en el palo; el atacante volvió a intentar, esta vez con el pie, pero el balón volvió a golpear el poste. El protagonista de la jugada sabe que su acción pudo haber cambiado la suerte en la clasificatoria. “Estuve muy cerca y se definía algo importante. Me hubiera gustado jugar el Mundial, es algo que quedó pendiente. Fue la última vez que estuvimos tan cerca de una Copa del Mundo”, explica desde Lima el ex goleador de la U.

Aquella noche en Santiago, Pedro Reyes se encargó de que el doble palo de Maestri sólo fuera un susto. A los 59’ anotó el 2-0 y puso algo de tranquilidad en el estadio. Después, Salas cerró la goleada con el tercer y el cuarto tanto. En la última anotación, el arquero peruano, Julio César Balerio, fallecido en Montevideo en 2013, le dio una patada desde el suelo al Matador. El atacante quiso reaccionar, pero fue contenido por Francisco Rojas. De ahí todo fue festejo. “El partido empezó con algo feo, pero terminó de la mejor forma. Fue el día que se definió la clasificación”, recuerda Nelson Acosta.

Un mes después, la Roja recibió a Bolivia en el mismo recinto. Los nacionales vencieron por 3-0 y sellaron el pase a Francia, volviendo a un Mundial después de 16 años. El resto de la historia no se olvida; tampoco lo ocurrido en la noche del 12 de octubre de 1997″.

Imagen: http://www.google.com

 El Mercurio, de Chile. “Cuando los dictadores peruanos pagaron por hacer canciones nacionalistas”.

image001

image003

image005

image007