Dos textos. El episodio más triste de un clásico caliente y Cuando los dictadores peruanos pagaron por hacer canciones nacionalistas

Dos textos:

La Tercera, de Chile. “El episodio más triste de un clásico caliente”. Acá. 29 junio 2015 y  El Mercurio, de Chile. “Cuando los dictadores peruanos pagaron por hacer canciones nacionalistas”.

La Tercera, de Chile. “El episodio más triste de un clásico caliente”. Acá. 29 junio 2015.

image001

La Tercera, de Chile. “El episodio más triste de un clásico caliente”. 29 junio 2015.

“En octubre de 1997, Chile goleó a Perú en uno de los partidos más recordados. Hinchas y jugadores peruanos fueron agredidos por los nacionales, quienes pifiaron el himno rival. Estas son las historias de esa noche infame

El repertorio de Álvaro Salas era uno de los momentos más esperados del programa Viva el Lunes, de Canal 13. El humorista resumía la semana noticiosa en un estilo irónico y el lunes 13 de octubre de 1997 partió su rutina con la goleada de Chile sobre Perú del día anterior. “Lindo el partido. Lo que más me gustó fue el himno peruano”. El comediante provocó risas en el público que aún disfrutaba del 4-0 de los chilenos por las clasificatorias rumbo a Francia 1998. El partido, eso sí, estuvo marcado por la repudiable actitud de los hinchas que pifiaron el himno de Perú y agredieron a fanáticos y jugadores incaicos.

El infierno para los peruanos comenzó apenas pisaron suelo chileno. Cuando llegaron al aeropuerto de Santiago, un grupo de hinchas locales los estaba esperando para agredirlos. Los del Rímac debieron correr hasta el bus, pero cuando llegaron al hotel les fue peor: el vehículo recibió varias piedradas y terminó con un vidrio roto. “Ese partido lo veníamos perdiendo desde que salimos de Perú. En Chile, el ambiente fue muy hostil. En el hotel los hinchas iban y metían ruido hasta las 4 de la mañana. Fueron muchas cosas desagradables”, explica Nolberto Solano, quien formó parte del combinado incaico y hoy es ayudante de Ricardo Gareca.

El día del partido, el ambiente no mejoró. Algunos hinchas nacionales golpearon a un grupo de peruanos en las cercanías del Nacional. Pero el hecho más recordado ocurrió cuando los equipos estaban en la cancha. Más de 70 mil fanáticos entonaron junto a los jugadores el himno de Chile en un momento cargado de emoción. El escenario cambió de manera abismal cuando les tocó a los visitantes. Los mismos hinchas pifiaron durante la canción nacional; otros colgaban muñecos vestidos con la camiseta de la franja roja en una actitud desafiante. Un espectáculo que hoy, 18 años después, los protagonistas de ambos equipos no olvidan. “Fue un momento incómodo; no se escuchó ni la música. Nosotros creíamos que había que respetar el himno de ellos”, explica Ronald Fuentes, quien estuvo en la cancha aquella noche.

La actitud del público dueño de casa perjudicó tanto a los peruanos, que incluso mermó su desempeño en el partido. “Fue una falta de respeto y nos afectó mucho. El equipo no supo soportar el ambiente y en el partido nos desconcertamos. Después le pegaron a Juan Reynero y Miguel Miranda y la policía no hizo nada. Fue la experiencia más dura que viví”, recuerda Roberto Palacios. El Chorrillano, eso sí, no olvida la reacción de los jugadores chilenos. “Ellos trataban de hacer callar al público”, reconoce.

“Todo fue planificado”

A esa fecha ya habían 20 clasificados para el Mundial de Francia y aún restaban 12 cupos. Chile y Perú luchaban por uno. Era tanto lo que estaba en juego esa jornada en Ñuñoa, que los albirrojos creen que todo fue una maniobra para favorecer a los locales. “Era un partido decisivo y todo fue planificado. Si incluso nos pusieron parlantes en el camarín para desconcentrarnos. Le sirvió a Chile”, agrega Solano.

El 4-0 puede ser engañoso. Chile comenzó ganando gracias al gol de Marcelo Salas a los 14 minutos. Tras la apertura, Perú reaccionó y buscó el empate. Estuvo cerca. A los 37’, Flavio Maestri cabeceó, pero la pelota dio en el palo; el atacante volvió a intentar, esta vez con el pie, pero el balón volvió a golpear el poste. El protagonista de la jugada sabe que su acción pudo haber cambiado la suerte en la clasificatoria. “Estuve muy cerca y se definía algo importante. Me hubiera gustado jugar el Mundial, es algo que quedó pendiente. Fue la última vez que estuvimos tan cerca de una Copa del Mundo”, explica desde Lima el ex goleador de la U.

Aquella noche en Santiago, Pedro Reyes se encargó de que el doble palo de Maestri sólo fuera un susto. A los 59’ anotó el 2-0 y puso algo de tranquilidad en el estadio. Después, Salas cerró la goleada con el tercer y el cuarto tanto. En la última anotación, el arquero peruano, Julio César Balerio, fallecido en Montevideo en 2013, le dio una patada desde el suelo al Matador. El atacante quiso reaccionar, pero fue contenido por Francisco Rojas. De ahí todo fue festejo. “El partido empezó con algo feo, pero terminó de la mejor forma. Fue el día que se definió la clasificación”, recuerda Nelson Acosta.

Un mes después, la Roja recibió a Bolivia en el mismo recinto. Los nacionales vencieron por 3-0 y sellaron el pase a Francia, volviendo a un Mundial después de 16 años. El resto de la historia no se olvida; tampoco lo ocurrido en la noche del 12 de octubre de 1997″.

Imagen: http://www.google.com

 El Mercurio, de Chile. “Cuando los dictadores peruanos pagaron por hacer canciones nacionalistas”.

image001

image003

image005

image007

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s